CONSEJOS PARA ELEGIR TUS PRÓXIMAS BOTAS DE ESQUÍ
654
post-template-default,single,single-post,postid-654,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

CONSEJOS PARA ELEGIR TUS PRÓXIMAS BOTAS DE ESQUÍ

La temporada de esquí 2018/2019 ya está aquí y son muchos los que han decidido ‘jubilar’ sus antiguas botas para dar paso a unas nuevas. A la hora de renovar el material de esquí, lo que más quebraderos de cabeza suele provocar es la elección de las botas.

Una buena elección de botas influye directamente sobre tu confort, pudiendo ser la causante de una jornada de esquí inolvidable o, por el contrario, una jornada que querrás olvidar cuanto antes. ¿Sabes cómo elegir las botas de esquí perfectas para ti?

Las botas son uno de los elementos más importantes del equipo, ya que son nuestro único punto de unión con los esquís. A través de ellas, transmitimos y recibimos la información de lo vaya a ocurrir bajo nuestros pies. Tu seguridad, tu confort y tu rendimiento dependen directamente de la elección de botas, razón por la que es fundamental dejarse asesorar por los profesionales de la materia.

Definir tu perfil de esquiador

El primer paso para escoger una bota adecuada es autoevaluarse y definir tu perfil de esquiador: nivel de esquí, estilo o forma física, principalmente. En este sentido hay que ser sincero, ya que no es lo mismo una bota destinada a la competición, que una bota de gama normal para uso corriente (la comodidad y el rendimiento que ofrece cada una es muy diferente).

Por otro lado, también es importante decantarse por una bota diseñada específicamente para tu género. Está claro que la anatomía femenina y la masculina son muy diferentes, por lo que las botas de esquí también lo son.

Talla de la bota de esquí

Existe una leyenda urbana respecto al tallaje de las botas de esquí. Lo de elegir una talla por encima de la que se use habitualmente es un importante error. La talla de la bota debe corresponder a la que se necesite, ni mayor, ni menor. Si sobra espacio dentro de la bota no podremos ejercer tanto control sobre los esquís, lo que provocará un aumento del riesgo de caídas (y lesiones). Lo correcto es que los dedos de los pies toquen la punta de las botas cuando estamos de pie y, que se desplacen ligeramente para atrás cuando flexionamos.

Dado que puede resultar complicado encontrar la bota ideal por uno mismo, es recomendable acudir a una tienda especializada. Recibiendo asesoramiento profesional, evitaremos la incomodidad, las molestas, el frío y el dolor que suelen provocar unas botas mal escogidas.

Marcas de botas de esquí

A la hora de elegir tus próximas botas de esquí es muy recomendable probar distintas marcas, ya que modelos similares pueden calzar o sujetar de manera muy diferente. Cuando tengas claro el tipo de bota que buscas, trata de probarte modelos equivalentes de otras marcas, ¡es la regla de oro para elegirlas de manera adecuada!

Personalización

Una vez hayas dado con tus botas ideales, aún se puede ir más allá. Prácticamente todas las botas tienen posibilidades, tanto de forma interna, como externa. Además, también es posible ‘moldear’ la carcasa para lograr una fusión perfecta con el pie, y no solo eso, ya que también está la opción de apostar por un botín de inyección y ganar así en confort y en seguridad.

Y después de esquiar…

Muchos no se preocupan en exceso por el cuidado del material una vez finalizada la jornada de esquí, razón por la que el quipo acaba estropeándose antes de tiempo. Desde Kaihópara recomendamos dejar las botas cerradas con los ganchos al mínimo y en un lugar cálido para que se sequen tras el día de esquí. De esta forma evitaremos deformaciones.

Sin comentarios

No hay comentarios