POR QUÉ VIAJAR A ISLANDIA AL MENOS DOS VECES EN LA VIDA
455
post-template-default,single,single-post,postid-455,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

POR QUÉ VIAJAR A ISLANDIA AL MENOS DOS VECES EN LA VIDA

Dice un proverbio islandés que «llegarás a tu destino aunque viajes lentamente», una filosofía que, sin lugar a dudas, compartimos en Kaihópara. Por ello, Islandia es uno de nuestros destinos preferidos y partiremos hacia allá el próximo 28 de mayo, ¿te animas? Puedes consultar nuestro programa aquí.

Si eres amante de la naturaleza, te recomendaríamos viajar a Islandia al menos dos veces en la vida (estamos seguros de que una vez te sabrá a poco), una para poder ver las auroras boreales y otra para disfrutar del sol de medianoche, dos espectáculos naturales que implican a su vez el que, dependiendo de la época del año, se puedan realizar diferentes actividades.

Pero si eres amante del esquí, te diremos que nuestro programa de heliski en Islandia es una de las mejores experiencias que se pueden vivir sobre unos esquís. A la exclusividad que supone la utilización del helicóptero hay que sumarle la calidad de la nieve de la zona, un terreno que nuestro compañero Dani Maza Andreota domina a la perfección, por ello será el guía de este programa en concreto.

Islandia es el país más pacífico y feliz del mundo. Así lo demuestra una reciente encuesta de World Hapiness, situando a Islandia en el pódium de honor de los lugares más felices del mundo. Razones, desde luego, tiene de sobra.

Amor a la naturaleza

Islandia es un país en el que no hay ejército y en el que existe un nivel de alfabetización de casi el 100% de la población, y no solo eso, sino que además es el país con más libros comprados per cápita. Los islandeses aman la naturaleza, razón por la que, a pesar del incremento de turismo que ha vivido en los últimos años, la presencia del hombre no se percibe por ninguno de los principales atractivos naturales, que permanecen intactos.

Entre ellos se encuentra Gunnuhver, zona geotermal en la Península de Reykjanes (aquí se encuentra el mayor géiser de Islandia, con un cráter de 20 metros de circunferencia) o el puente entre dos continentes (bridge between continents). Este puente, ubicado sobre una gran fisura en Sandvik, evidencia claramente, como las placas se van separando y representa el símbolo de la conexión entre Europa y América del Norte.

 

Belleza infinita

Islandia es un país bendecido por la naturaleza, por ello, explorarla en profundidad resulta obligatorio si viajas a este pequeño país. Uno de los mayores atractivos turísticos es el popular Blue Lagoon, una maravilla geotérmica que se ha convertido en el lugar preferido de muchas personas que buscan relajarse y, por qué no, rejuvenecer. Las aguas de Bluee Lagoon se encuentran a una temperatura de casi 40 grados centígrados y su intenso color azul la convierten en algo casi mágico.

Islandia se está haciendo cada vez más popular gracias a las empresas que han empezado a comercializar productos naturales de alta calidad con ingredientes de la zona (algas islandesas, hierbas medicinales…) que contienen numerosos antioxidantes muy beneficiosos para la salud.

Deliciosa gastronomía

Islandia es uno de los destinos “foodie” por excelencia e integra en su gastronomía las bondades de su naturaleza. Este país ofrece verduras frescas cultivadas de manera orgánica durante rodo el año, aunque su dieta también se basa en la ingesta de pescado, marisco fresco y carne, siendo muy rica en proteínas y grasas saludables.

 

Si ya te has convencido a viajar a uno de los destinos más atractivos del mundo, no lo dudes, contacta con nosotros y diseñaremos el programa más adecuado para ti.

 

Sin comentarios

No hay comentarios